“INICIA TEMPORADA DE DON QUIJOTE EN EL PALACIO DE BELLAS ARTES”

quijote_bellas

 El Caballero Andante y su fiel escudero, Sancho Panza, regresan al Palacio, acompañados de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes.

La pluma de Miguel de Cervantes, el genio de Marius Petipa y la música de Léon Minkus se conjugan en un ballet de amor y aventuras.

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) llevará a cabo nuevamente, por cuarto año, el ballet Don Quijote. Esta obra está basada en el capítulo XIX del segundo libro de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha del célebre Miguel de Cervantes Saavedra, y se presentará los días domingo 20, martes 22, jueves 24 y domingo 27 de mayo, en el Palacio de Bellas Artes.

La música será interpretada en vivo por la Orquesta del Teatro de Bellas Artes bajo la batuta del Maestro Alexei Baklán.

 Un evento a cargo de la Compañía Nacional de Danza (CND) del INBA, tendrá como invitado especial al Primer Bailarín del Australian Ballet, Yosvani Ramos, interpretando el papel de Basilio, el eterno enamorado de Kitri que será representada a su vez por la Primera Bailarina de la Compañía Nacional de Danza, Blanca Ríos. También darán vida a la pareja los Primeros Bailarines, Aurora Vázquez, José Urrutia, Agustina Galizzi y Harold Quintero.

 En El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, escrito en 1605, Cervantes ridiculiza, con una ironía melancólica, las ilusiones románticas de los relatos de caballería, que estaban de moda en España, y que reflejaban determinado rechazo por la realidad.

 La primera adaptación de la novela de Cervantes al ballet fue en 1740; desde entonces se han hecho numerosas adaptaciones. La más famosa y que ha superado la prueba del tiempo es la creada por el coreógrafo Marius Petipa y el compositor Léon Minkus a solicitud de los Teatros Imperiales de Rusia para el Ballet Bolshoi de Moscú. Esta versión se estrenó el 26 de diciembre de 1869. El mismo Petipa, remontó el ballet con una producción más opulenta y grandiosa para el Ballet Imperial de San Petersburgo en 1871.

 En 1900, Alexander Gorsky revivió la obra para el Ballet Imperial del Teatro Bolshoi. Para esta producción, agregó nuevas danzas con música de Anton Simon – una variación para un nuevo personaje llamado “Reina de las Dríades” –así como una danza española tradicional para la última escena. Cuando se llevó esta producción a San Petersburgo en 1902, el compositor Riccardo Drigo compuso dos variaciones: la famosa Variación de Kitri con el abanico para el último pas de deux, y la variación de Kitri como Dulcinea, para la escena del sueño de Don Quijote. Estas variaciones aún existen en las versiones modernas, aunque mal acreditadas a Minkus.

 El argumento –extraído del segundo volumen de la novela de Cervantes– se encuentra principalmente centrado en el amor tumultuoso de la traviesa Kitri con el barbero Basilio y el viejo y rico Gamache; describe con irónico humor las aventuras de Don Quijote y de su escudero Sancho Panza.

 Don Quijote ha sido montado por muchas compañías alrededor del mundo y en diferentes versiones;  es considerado uno de los grandes clásicos del ballet. La Compañía Nacional de Danza presenta la versión de Caroline Llorca, basada en la original de Marius Petipa, y con reposición coreográfica de Laura Echevarría.

 

Este ballet en cuatro actos regresa al Palacio de Bellas Artes, los domingos 20 y 27 de mayo a las 17:00 horas, y martes 22 y jueves 24 de mayo a las 20:00 horas. Los boletos están disponibles en las taquillas del Palacio, en el Centro Cultural del Bosque. La Compañía Nacional de Danza está presente en redes sociales para estar en comunicación con todo su público bajo en nombre de CiaNalDanzaMX (Facebook, Twitter y YouTube).